Se incrementan los delitos de odio y discriminación cometidos en internet

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha lanzado la iniciativa ‘Las redes sociales no son un juego – Si compartes contenido sexual o violento perdemos todos’ para divulgar el ‘Canal prioritario’ con el que ofrece una vía rápida y gratuita para denunciar la publicación ilegítima en Internet de contenidos sensibles, sexuales o violentos, incluso sin ser la persona afectada.

Según ha informado la Agencia, el objetivo que persigue es poner el foco en la publicación en redes sociales de este tipo de contenidos y transmitir que cualquiera pude denunciar en el canal prioritario su publicación.

“Los casos más frecuentes planteados ante la Agencia están relacionados con la publicación en redes sociales y otros sitios web de contenidos de carácter sexual grabados con o sin el consentimiento de la mujer que aparece en ellos pero publicados sin su permiso, la publicación de grabaciones con agresiones a menores de edad y personas LGTBIQ+ y la publicación de perfiles falsos en páginas pornográficas”, ha explicado.

En este contexto, la AEPD ha recordado que la denuncia realizada en el ‘Canal prioritario’ es independiente de la que pueda plantearse ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o la Fiscalía.

La Agencia puede adoptar medidas urgentes para limitar la difusión y el acceso a los datos personales. Tras el análisis de la denuncia (que puede ser realizada tanto por la víctima como por un tercero), puede determinar la adopción de medidas cautelares para evitar la continuidad del tratamiento ilegítimo en casos particularmente graves.

Al mismo tiempo, la Agencia también valora la apertura de un procedimiento sancionador contra las personas responsables de haber realizado el tratamiento ilegítimo.

Más odio en la red

Por otro lado, los delitos de odio y discriminación cometidos a través de las llamadas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs), como las redes sociales y la mensajería instantánea, aumentaron durante 2020 por el uso cada vez más intenso de estas herramientas, especialmente a raíz de la pandemia, según consta en la Memoria de la Fiscalía de ese año, que se ha presentado esta semana durante la inauguración del curso judicial.

Los motivos de discriminación más numerosos fueron la orientación sexual, seguido del racismo y de la xenofobia. Además, el Ministerio Público observa un sensible aumento de las motivaciones ideológicas, especialmente a través de las redes sociales.

A pesar del incremento de los delitos de odio durante 2020, al mismo tiempo se produjo una apreciable disminución del número total de las diligencias de investigación y de los procedimientos judiciales incoados por estos ilícitos.

Se incoaron 216 diligencias de investigación, de las cuales 84 corresponden a delitos de incitación al odio, violencia o discriminación; 55, a humillación o justificación de delitos; 18, a amenazas a grupos determinados; y 11, a delitos contra la integridad moral.

Además, el Ministerio Público identifica 675 procedimientos judiciales en seguimiento, la mayoría por la circunstancia agravante de cometer otro delito motivado por el odio o la discriminación (300), 170 por actos de humillación o justificación y 91 por incitación al odio.

En total, se dictaron 144 sentencias, de las cuales 46 incluían esa agravante, 27 fueron por humillación, 14 por incitación al odio y 7 por actos contra la integridad moral, siendo las restantes por otros comportamientos.

Abrir chat